Si piensas en la soledad… ¿Qué tipo de sensación invade tu cuerpo? ¿Se parece a un sentimiento de paz o más a uno de miedo? ¿Sabes estar sol@ o evitas situaciones de ese tipo? No me refiero a estar solo, pero conectado al Facebook, whatsapp, Instagram,… cosa que hace que mires el móvil cada cinco minutos para hablar con alguien, colgar alguna imagen sobre lo que estás haciendo o curiosear lo que hacen otros.

Cuando la gente hace referencia a la soledad, existe un sentimiento generalizado (y aprendido) de melancolía, tristeza y compasión por quién dice sentirla en su vida. ¿Por qué, o mejor, para qué se nos ha hecho creer que es algo malo? ¿Quién lo ha catalogado de esa forma?

Asusta la soledad, el encontrarse con uno mismo. – Javier Urra, Libro: Mapa Sentimental.

Hay momentos en la vida que hacen que pasemos por situaciones de este tipo. Lo que hacemos normalmente suele ser despistarnos de una manera exagerada, saliendo de fiesta, quedando con amigos cada vez que tenemos un rato libre, estar conectados a las redes sociales cuando estamos solos o hablando por teléfono. ¿Qué conseguimos con esto? Probablemente, que la conexión con nosotros mismos sea cada vez más pobre. Perdemos momentos en los que estamos emocionalmente más receptivos para conocernos y decidir qué queremos cambiar para enfocarnos en lo que realmente queremos. Darnos cuenta de lo que merecemos y aprender de los errores que hemos cometido que nos han llevado a esta situación en la que no nos sentimos cómodos. Nos enfocamos en lo externo. Y creamos una necesidad superficial, externa y fácil de estar bien, por un rato. Nos estamos perdiendo una evolución en nuestro interior, aumentar esa inteligencia emocional que tan necesaria es aprender desde pequeños. Lo hacemos porque cuesta trabajo y quizás porque no queremos enfrentarnos a nuestros miedos y debilidades.

En mi consulta recibo a personas que sienten pánico ante la posibilidad de vivir un tiempo de soledad y eso es profundamente grave, porque para conocerse a uno mismo, pulir los defectos, reflexionar, interaccionar con la existencia, reubicar el proyecto vital, alcanzar cierta armonía y equilibrio es necesaria la soledad, una soledad buscada y agradecida. -Javier Urra.

Hubo un momento de mi vida en el que tuve que aprender a estar sola. Hacer cosas sola, conocerme, entenderme, observarme y aceptarme. Ahora para mí es fundamental pasar tiempo sola. Lo necesito para recargarme, ponerme en orden, enfocarme en lo que quiero, y evaluar cómo estoy viviendo mi vida, qué cosas quiero mejorar y trabajar en ello para hacerlo posible. Lo que voy a escribir a continuación es algo en lo que coinciden personas que conozco, que han conseguido cambiar esas creencias negativas sobre la soledad, y es lo siguiente:  Saber disfrutar de la soledad, es un regalo. Son momentos de recarga de energía y equilibrio para uno mismo.

Nunca estarás solo si aprendes a hacerte amigo de ti mismo.

Aunque asuste al principio, es bueno que poco a poco vayamos haciendo cosas solos. Lo que a algunas personas les parece algo imposible cosas como ir al cine solo, almorzar en tu restaurante favorito, disfrutar de un día de playa, o salir a pasear, para otros es una forma de disfrutar de una compañía excepcional, la suya. Cuando has aprendido a hacerlo lo normal es incluso buscar, por lo menos, una vez a la semana algún momento para hacer algo solos.

Si eres de los que le da miedo hacer cualquiera de estas cosas, te invito a experimentar la sensación. Si al principio te sientes mal, o tienes la falsa creencia de que es triste hacerlo, tranquil@, es tu ego el que está actuando por llevarle la contraria a tus patrones mentales. Hay que educar la mente y el cuerpo para eliminar ese tipo creencias implantadas. Nos limitan y dificultan el crecimiento para conseguir un estado de equilibrio y paz.

Enlace original de mi blog: https://kybenfocando.wordpress.com/2016/10/13/disfruta-la-soledad/